martes, 31 de enero de 2012

Haz tu mejor esfuerzo

Escribo después de mi práctica.  Para los que saben un poco de Ashtanga Yoga,  el sistema está concebido en Series.  La Primera Serie,  la más importante de todas,  desintoxica cuerpo y mente de patrones inútiles.  Todo lo que pensamos y sentimos se adhiere a nuestros músculos y tejidos y después de varios años de práctica,  el cuerpo gentilmente va soltando todo.  La Segunda Serie comienza a abrir el cuerpo emocional.  Por eso es que una querida amiga de aquí en Mysore, Sistashree,  dice que cuando la gente empieza con esta Serie se vuelven muy "mean".  Todo aquello que nos dolió,  que nos tragamos porque no sabíamos cómo procesarlo o llorarlo,  todo el miedo y la ansiedad,  las pérdidas y dolor sale a la superficie.  Después de otro montón de años de hacer segunda,  iniciamos Tercera Serie y ahí estoy yo.  La Tercera Serie es lo más difícil que existe en esta tierra,  por lo menos para mí.  Son una serie de balances de brazos ininteligibles para mi pobre mente occidental.  Con razón dicen que otorga el Sthira Baga,  la fuerza de Dios.  Yo no siento la fuerza pero ni de un pequeño ratoncito.  Paso temblando toda la hora y media que estoy en el shala.  No ayuda que todavía tengo una tos que no se va,  de día y de noche.  Observo cómo mi mente busca una salida de este laberinto.  Mil excusas para no ir mañana...pero me digo:  cuánto esfuerzo para estar aquí, cuánto gente que me apoya en Costa Rica para poder venir a Mysore.  No me doy por vencida!  y me viene la lección de hoy:  hago mi mejor esfuerzo,  trato de vivir mejor mi vida.  Yo creo que cualquier esfuerzo que hacemos,  si lo ofrecemos a nuestra Deidad,  está lleno de significado. Todos podemos expresar nuestros sentimientos y amor más profundo a través de nuestras obras y   navegar cada día en nuestra pasión, devoción,  energía y excelencia.  Así,  nuestras labores no sólo inspiran a otros, sino que tienen un impacto en la vida de aquellos a nuestro alrededor. Podríamos hacer lo mismo refunfuñando,  quejándonos y maldiciendo.  Al final,  el esfuerzo es el mismo,  pero la vibración del esfuerzo no.   Podemos volvernos unos maestros en los detalles de la vida:  ayer leía un libro sobre un padre y abuelo cuya especialidad era lavar los trastos. Todas las noches después de la cena,  él se encargaba de esa labor.  Su esposa cocinaba y él decía que le ayudaba a hacer la digestión.  Mientras la familia se preparaba para acostarse, podían escuchar el ruido de los platos abajo en la cocina.  Al día siguiente,  todo amanecía pulcro,  limpio,  lleno de amor para recibir el nuevo día.  Ese mismo abuelo amaba también jardinear.  Pasaba días completos preparando la tierra,  sembrando semillitas que más adelante se convertirían en flores,  verduras y frutas. Tantos hombres,  especialmente en nuestro retardado país de tradiciones machistas,  que nunca han tocado un trasto en su vida ni plantado una flor. Y cómo una labor tan simple y pequeña transmuta en un acto de amor y solidaridad hacia los que se ama...es casi mágico.  Que todos hagamos de nuestro quehacer,  por simple e insignificante que parezca, una labor de amor.  Que cualquier sueño de grandiosidad se desmorone ante el impacto que puede tener una acción consciente,  meditada,  significativa.   Así no hay nada muy difícil.  Así hasta la Tercera Serie puede ser una ofrenda de amor.

Autenticidad

Después de algunos días de silencio,  todo comienza a decantar.  Todo los días siento un momento"ajá",  "sí",  "eso es"...  Escribo porque creo que así puedo preservarlos.  No quiero olvidar.  Cuando regrese,  sé que la rutina es una forma de adormilarme y no quiero.  No puedo.  Siento que ser verdaderos con nosotros mismos es la tarea más difícil que tenemos entre manos.  Al menos,  aquellos que anhelamos despertar.  Tantas seducciones a nuestro alrededor para anestesiarnos!  Vivir esta vida como si fuera una obra de arte,  con nuestros propios valores y en nuestros propios términos,  en consonancia con nuestros sueños únicos y originales:  cómo hacerlo?  Creo que para eso,  la única forma es accesar ese punto de fuerza que está muy adentro de cada uno.  Desde ahí  es que comprendemos dónde hemos estado y por qué y creamos el camino hacia donde vamos.  Cada decisión que tomamos,  cada paso que damos es un acercamiento o un alejamiento de esa vida-obra de arte que es sólo  nuestra.  En el fondo,  a nadie tenemos que darle cuentas de nada.  Siempre he creído que,  al igual que la crítica en arte,  hay que estar metido de cabeza en la obra para entender qué está pasando y qué se quiere expresar.  Y cada artista brilla en tonalidades únicas,  imposible compararlo con nada externo,  con parámetros ajenos, tecnicismos u obras de otros.  Lo que distingue a un artista es su aporte único e irrepetible a este caleidoscopio que llamamos el mundo.  Y simplemente por eso hay belleza.  Quién se atreve a mostrar su belleza?  muy pocos.  Hay muchas formas de belleza:  la belleza física,  pasajera e irrelevante-además,  ni siquiera la escogemos.  Belleza energética:  aquí ya se pone más interesante la cosa.  Belleza espiritual:  he visto tanto gente hermosa en mi vida,  pero los que más recuerdo tenían ese Shakti intenso,  por encima de cualquier fachada externa. Tantas bellezas sosas! Si tu belleza tiene un impacto en la siguiente generación,  es una belleza que merece florecer.  Si tu belleza es más bien un epíteto a los valores muertos que alimentan nuestra sociedad consumista,  incluso de gente,  estás más bien contribuyendo a la extinción. En el último momento,  es nuestra relación con nuestro espíritu la que va a estar presente o no...y esta relación no es a medias.  Es la relación más importante de todas.   Que la dicha de nadar en nuestro eje con pecesitos de colores que juguetean y nos invitan a ser diferentes nos impulse a ser más auténticos.   No copias tristes de modelos usados,  tan trillados, tristes e inservibles. 

viernes, 27 de enero de 2012

Hacia adentro

En este camino de la espiritualidad,  hay tiempo para compartir y tiempo para ir hacia adentro.  Para Marco y para mí ha sido un mes lleno de pequeños momentos de alegría,  desesperación,  incomodidad, éxtasis...India ha puesto en nuestro regazo experiencias tan ricas e inolvidables y ha sido un verdadero placer compartirlas con ustedes.  Cuando me propuse abrir un blog,  no quería que interfiriera con los ritmos naturales de nuestro viaje,  sino que más bien nos dieran ganas de escribir. Así fue y cada entrada la escribimos pensando en que tal vez alguna de las palabras los inspiren para expandir sus vidas de alguna forma.  No necesitan venir a India,  puede suceder en la sala de sus casas.  Es atreverse a ir  más allá de la zona cómoda y aventurarse a probar una nueva forma de pensar,  de ver el mundo,  de compartir.  Siento que los próximos diez días son de silencio,  aquí sola con mi práctica,  mis sentimientos y emociones tan lejos de casa.  Me despido sabiendo que seguimos conectados. Si de alguna forma hemos tocado algún lugar dentro de ustedes,  sería un verdadero placer leer sus realizaciones y que compartan con nosotros lo que quieran.  Gracias por estar ahí y por ser nuestra inspiración para escribir cada día. Gracias,  Mama India por enseñarnos el valor de fluir en la vida sin muchas preocupaciones.  Gracias a mi compañero de viaje que en este momento está en medio Atlántico,  contando los minutos para abrazar a nuestros pollitos.  A todos los que nos han apoyado en este sueño de seguir construyendo bases sólidas para desarrollarnos y crecer en todas las dimensiones que un ser humano puede crecer.  A los que creemos que se puede...y que hasta que todos los logremos,  trabajaremos sin descanso. Abrazos a todos.  Namasté!

jueves, 26 de enero de 2012

Marco y los apegos

Marco se fue.  Se acaba de ir en taxi hacia Bangalore.  Sale mañana a las 3:25 de la mañana,  un vuelo pesado de diez horas hasta Alemania. Luego,  12 más a Bogotá.  De ahí a San José,  más o menos dos días de viaje.  Ya lo extraño y quisiera agarrar mis chunches y haberme ido con él. Qué es lo que me hace quedarme?  a veces no lo entiendo,  es como un imán que me jala y cada día, después de practicar en el shala,  siento un certeza completa de que estoy donde debo estar.  Esto del yoga lo hace hacer cosas a uno que tal vez no creyó poder.  Una mente fuerte permite alcanzar lo que sea,  decía Guruji. En mi caso,  no anhelo alcanzar nada,  pero me permite quedarme.  A pesar de lo mucho que extraño a mi familia. A pesar de estar tan lejos.  La mente ha cedido espacio a una sabiduría más profunda y es esa sabiduría,  que ni siquiera considero mía,  sino un reflejo de mi ser verdadero,  la que toma las decisiones más difíciles sin titubear.  A pesar del dolor y del deseo tan humano de estar acurrucada en los brazos de mis amores. 
Mañana me toca madrugar,  primera serie guiada.  Me preparo,  entre lágrimas porque ya lo extraño.  Agradecida por todos los momentos tan lindos que pasamos en nuestra aventura india.  Me acuesto temprano y siento el músculo de soltar un poco atorado.  La cama es muy grande.  No puedo dormirme.  Después de un rato,  mi cuerpo se relaja.  Sé que él está cuidado y protegido,  sé que todo es perfecto...lo que sea.  El músculo finalmente cede y suelta...y me duermo tranquila,  sabiendo que esto del yoga nos pide sacrificios...pero nos da tanto de vuelta.  Esta fe se cultiva,  esta práctica sólo nos pide hacer: you come,  you do.   Poco a poco,  todo se va manifestando y como decía mi querido maestro,  all is coming.

martes, 24 de enero de 2012

One more!

Esta mañana me despierto con los cantos de la gente rezando.  Mysore se va avivando poco a poco, está frío.  Oigo a Fabricio cuando se va a su práctica después de las 4 am.  Marco se va casi a las 6 y sigue oscuro.  Todo un mundo de yogis se mueve cuando el día todavía no ha aclarado.  Gente llena de devoción y compromiso.  No es fácil dejar las cobijas!  Llego a la escuela, Saraswati y Sharath están ahí desde muy temprano.  "One more!",   se escucha cuando un lugar se desocupa después de los backbends,  vamos entrando uno a uno.  Mientras practico,  pienso en las palabras de Sistashree:  "la gente cuando empieza a hacer Segunda Serie se vuelven muy nasty.  Como empiezan a abrir el sistema nervioso y las emociones con los backbends y caderas,  todo sale a la luz."  Pido porque no me suceda eso.  Que todo salga sin dañar a nadie a mi alrededor.  Creo que ese es el verdadero signo de un yogi o una yogini:  kindness,  amabilidad.  Sin eso,  la mejor práctica de asana está vacía.  Como los occidentales somos tan lineares,  creemos que el Ashtanga es avanzar siempre hacia la próxima postura,  la próxima serie.  Yo misma estuve ahí muchos años.  NO.  El Ashtanga es ir cada día más profundo en la respiración,  no importa si uno está en Primera Serie toda la vida.  Es volverse uno con el Prana y agradecer que tenemos esta oportunidad tan hermosa de practicar.  Tanto dolor y sufrimiento en el mundo..y la gente lo que hace es buscar escape a través de sustancias,  vicios,  diversiones.  Evasión.  Impotencia.   No se sanan y cada día el dolor es más.  Aquí,  es un lugar de healing y revitalización. Venimos con todas nuestras cargas del día y al salir,  nos sentimos claros,  brillantes por dentro,  felices.  Creo que todos los que hemos practicado con amabilidad podemos dar testimonio de esto.  A pesar de todos los problemas del diario vivir,  relaciones,  trabajos,  familia...podemos accesar ese oasis interno y olvidarnos de todo por un rato,  tomar fuerza y regresar a nuestras vidas más amables,  más humanizados.   El Tao,  el Yoga, Dios....como le llamemos:  todo está en sus manos. Somos partícipes de esta gran pintura que es la Vida:  pintemos con los más bellos colores.  One more!



Una vez, después de conocer un hombre santo, el discípulo preguntó a su maestro: "Como sé que lo que dice ese hombre es real. Que él es realmente un hombre que se acerca a la santidad?" Y el maestro dijo:
"No es a través del intelecto, no es a través de las palabras, no es a través de los libros y el conocimiento. El Ser sólo se reconoce por el Ser. Es sintiendo."

Hoy reconocí a este hombre de bien, Swamiji de Chamundi Hill. La mirada dulce como un bebé, sin pretensión alguna a la hora de hablar, manteniendo el silencio cuando creía que era necesario... A veces nos ufanamos tanto en llenar los espacios de silencio con palabras... para qué? Necesitamos las palabras claro está, pero creo yo que mucho menos de lo que las usamos... MUCHO menos.

Muy agradecido con esta experiencia y con Sistashree, quien se ha convertido en una maestra y amiga de los "ticos" durante esta estadía en Mysore.

Pienso también en tantos maestros que he tenido en mi vida. Entre ellos, cuento a mis bebés, que son como los monitos de la foto. Son mis mini Hanuman, Yoguis por excelencia, que al igual que Hanuman enseñan la Fuerza, Amor Desinteresado, Humildad y "Monadas".

Jai jai Hanuman!

Wifi Swamiji y SistaShree

Hoy pasamos el día en muy buena compañía.  Fuimos a ver a un Swami a su cueva!  tantas veces por estos lados y hasta ahora supe de este hallazgo.  Una querida amiga,  roomate de Mela,  Sistashree nos guió por varios lugares escondidos de Mysore,  llenos de sorpresas.  Alquilamos entre todos un carro grandísimo-para los cánones indios- y cupimos los 6:  ella y una amiga,  Mela,  Fabricio,  Marco y yo.  Subimos a la mitad de Chamundi Hill,  una montaña sagrada que simboliza la fuerza de lo Femenino.  A la mitad del camino,  hay un Nandi grandísimo y ahí está la cuevita del Swami.  Claro,  en estos tiempos tecnológicos,  es un swami conectado.  Sistashree sacó cita vía SMS y él nos recibió amoramente en su templo personal.  Había que bajar la cabeza de lo bajito del techo y nos sentamos a su alrededor  frente a un hermosos altar. Estuvimos en silencio un buen rato,  afuera se oían los monos jugando.  Su cara era bondadosa y me sentí en paz en este pequeño espacio con este hombre sereno.   Luego,  nos invitó a ir a su terraza.  Nos ofreció limonada con azúcar y jengibre y nos contó que a los 28 años dejó de ser un periodista freelance en Mumbai y se volvió saddhu,  renunciando al mundo.  Giró por muchos lados,  entre ellos Nepal y Tíbet,  y terminó en Mysore.  Nos dijo que hoy era un día auspicioso porque los monos habían regresado.  Yo le pregunté si había estado en el Monte Kailash,  uno de los más sagrados en la fila del Himalaya.  Me respondió algo,  pero no le entendí muy bien.  Sin embargo,  cuando nos íbamos,  me invitó a su cuarto y me mostró una foto espléndida del Monte,  una de las más hermosas que he visto. El Kailash simboliza a Shiva,  el Principio de la Transmutación.  Para verlo,  hay que ir entre abril y mayo,  sino es muy frío o llueve mucho.  Brahma crea,  Vishnu sostiene y Shiva destruye.  Todo lo que nace,  tiene que morir.  Lo que inicia,  terminar.  Mientras Marco empieza a empacar para devolverse a Costa Rica en dos días,  agradezco por un lado que este viaje esté ya casi terminando.  Mi corazón extraña el hogar.  También,  sé que el camino está apenas iniciando.  Entre más practico,  más me doy cuenta de que siempre se trata de saber menos y sentir más,  de regresar a la inocencia de los bebés.  Cada día siento que sé menos y entiendo más.  Que no tengo que esforzarme tanto,  sino más bien dejarme llevar.  India es maestra en eso del caos sostenido por amor y Gracia. Lo vemos todos los días en el tráfico en las calles,  a pesar del molote,  casi no hay accidentes.  Todo se mueve en armonía y calma interna.  Los indios saben hacia donde van:  hacia adentro.  Es tan claro y a la vez, hasta ahora lo veo.  Regresamos al atardecer, después que Sistashree nos muestra el jardín de bonsai más grande de Asia,  hermoso!  en la calma del Ashram,  tomamos Horrible Tea-herbal tea- y conversamos.  Finalizamos la visita en un hermoso santuario de hierbas sagradas y siento una presencia con nosotros.  Si no estuviera segura que ya Marco y yo ya cerramos la fábrica de babies,  hubiera jurado que siento un bebé cerca.  Me emociono pensando tal vez en una sobrina,  espero -todavía no- nieta...la vida continúa.  Todo se mueve a su tiempo.  Agradecida por un día de serenidad,  bendigo este camino que nos trae tan linda compañía.  Amigos del alma,  amigos para siempre.

lunes, 23 de enero de 2012

domingo, 22 de enero de 2012

Músculos y huesos

La práctica del Ashtanga Yoga tiene la virtud-y también,  la maldición,  dicen algunos- de sacar los patrones más escondidos en nuestros músculos y huesos.  Nuestro condicionamiento mental,  ese velo de ilusión que se interpone entre nuestro espíritu y la realidad,  es creado desde el momento en que nacemos y nos dan un nombre.  Crecemos y aprendemos a separar las realidades,  a la gente y las cosas.  Crecemos más y creemos que el mundo es cómo nosotros lo vemos,  visión aprendida en nuestras familias y nuestras escuelas.  Estos anteojos, a veces claros,  a veces oscuros,  se interponen entre aquello que somos y la gente y lugares que nos rodean.  Empezar a socabar las bases de este castillo de naipes toma años.  Son décadas de pensar de la misma manera, de juzgar a los otros,  de temer mentiras,  traiciones,  de cargar miedos a tal punto que nuestro cuerpo físico toma la forma de esas emociones.  Llegamos al yoga y esta práctica maravillosa comienza a deconstruirnos.  Practicamos por  años,  a veces sin darnos cuenta del proceso. Creemos que estamos construyendo una nueva persona,  más feliz, más saludable,  con mayor claridad mental.  Y un día,  nos damos cuenta que todo ese tiempo lo único que hicimos fue soñar un sueño...mientras que la realidad del yoga seguía socabando las bases.

Hoy después de la Segunda Serie guiada por Sharath,  proeza de titanes al ritmo que lo cuenta,  pasé un día saboreando el hundimiento de mis bases.  Los años de práctica van marinando los patrones y un día,  día maravilloso,  veo como todas mis ideas sobre el yoga se hunden ante la vastedad del miedo. Miedo a todo,  incluso a salir del apartamento.  Miedo a la muerte,  sobre todo de aquellos que amo.  Miedo a perderme del amor verdadero en esta vida.  Miedo a no vivir al máximo.  Paso un día de introspección y salgo un rato en la tarde a un hotel de Mysore, mi preferido,  que tiene un patio interno hermoso lleno de árboles.  No hay nadie y  el lugar es perfecto.  Mientras atardece,  siento todo en su inmensa expresión y me doy cuenta de que estoy en paz.  Sé que añoro la Verdad y a veces,  el camino a la Verdad implica verse uno mismo al desnudo, sin máscaras,  sin fantasías:  verse crudamente en toda nuestra humanidad.  Cuánto miedo he cargado toda mi vida!  feliz de que mis músculos y huesos finalmente sientan la confianza de siquiera sentirlo..quién sabe,  tal vez algún día de soltarlo.   Dicen que cuando uno encuentra su maestro,  sea un maestro físico o una práctica,  llega al nivel del Surrender,  de la entrega,  con  mucha facilidad.  Siento que es algo así como los montañistas locos que escalan sin cuerda  o un paracaidista que se lanza al vacío por primera vez.
Yo siento ese surrender aquí en Mysore.  No sé si es el espacio del shala,  la energía de Guruji,  el compromiso de la gente.  Es difícil ponerlo en palabras. Mi cuerpo siente esa confianza para desmoronarse-mi mente grita que no hay seguridad de nada.  Sólo siento la certeza de que ya  no quiero vivir más cargando huecos negros.  De que ese hundimiento que siento es para bien, para algún día construir sobre tierra firme. Para no contarme más historias y ser real.
Le agradezco de nuevo a Guruji el entregarnos una práctica que inicia abriendo nuestro cuerpo físico...y gota tras gota de sudor, nos va aflojando.  Nos van soltando,  deshaciendo todos esos nudos que nos impiden respirar completamente,  recibir la vida en sus expresiones a veces ininteligibles para nuestra mente cargada de patrones. El cuerpo habla, lo escucho y siento ganas de llorar.  Me duele algo adentro que hace años no sentía.  Es como sentir todo el dolor al mismo tiempo y a la vez,  saberme en paz.  El cuerpo me hace llorar y al mismo tiempo,  me alivia.  Es una paradoja, no lo entiendo con la mente,  pero siento algo adentro que se desmorona y al mismo tiempo,  me nutre.  Ya no tengo que esconder nada.  Estoy tranquila de que salga.  Y tal vez algún día,  después de muchos más años de práctica,  pueda construir algo sólido sobre bases firmes.

Recuerdo  como el Emperador construyó el Taj Majal para su reina muerta,  con la intención de que durara para toda la eternidad,  asegurándose que sus bases no iban a ser destruidas por el Yamuna.  No claudicó hasta que esa estructura,  tan hermosa que la describen como una lágrima de Allah,  estuvo terminada.  Para el Emperador, su mujer era la más hermosa de toda la tierra y quería que el Taj asimilara su belleza.  Su sueño se hizo realidad y su amor quedó escrito en el tiempo.  El Taj sigue aquí después de tres siglos y medio.  Sus bases son inamovibles.

viernes, 20 de enero de 2012

El lago de Mysore




Hoy fuimos a un hermoso lugar de Mysore, desconocido por muchos occidentales: El Kukarharli Lake. Es un lago, escondido en medio de la ciudad. Tiene una gran cantidad de flora y cientos de aves. Es el pulmón de Mysore. Además cuenta con trillos y bancas. Lo más llamativo es el silencio y la calma de este lugar. Una yoguini que tiene 20 años de venir a Mysore, sufrió varios accidentes en bicicleta y ahora no practica en el Shala. Pero sigue viniendo cada año y su Shala es el lago, según nos cuenta ella misma, Sistashree. Es una mujer hermosa de unos 60 años de edad, con trenzas rasta y de tez morena. Es la "roomate" de Mela.

El lago está rodeado por un "trillo" de unos 2 km. A este lugar llegan los lugareños a hacer ejercicio. Es muy divertido ver a las indias con Sari (vestido tradicional) y tennis. Los chavalos van con pantalón de vestir, camisas como de los años 70´s y hasta faja. Algunos realizan calentamientos divertidísimos. Es como para hacer un cortometraje mudo, estilo Chaplin de "Running in Mysore".

Estamos muy felices de encontrar este lugar. Tiene la energía como de un santuario. Dicen que algunas veces en las madrugadas, aún no se esconde la luna y se ve el amanecer de un lado del lago y del otro la luna bajando lento, se refleja en el río. Los pájaros se llenan de actividad, canto y movimiento. Una vez que la luna se acuesta y el sol se impone, todo queda en calma. Los pájaros terminan su ritual y vuelve el silencio que cubre el lago Kukarharli.

Fotografías del cumpleaños de Mariela y Mela





Algunas imágenes de la celebraión de cumpleaños de Mariela y Melania.
Felicitamos también a Rocío Hernandez (quien cumple años el mismo día) que quería estar con nosotros por acá y no pudo. Que la Gracia y el Shakti llene sus vidas siempre.
Namasté

Ubhaya Padangusthasana


jueves, 19 de enero de 2012

Nada se compara

Día de "mal de patria".  Todo muy bien hasta que empiezo a leer los mensajes de FB por el cumpleaños.  Cada  uno de los que me escribieron me encienden una lucecita en el corazón.  Después me pongo a ver fotos de los chicos en la compu...y me entran las ganas terribles de regresar.  Marco se devuelve la próxima semana y desearía con todo mi corazón irme con él.  Amo estar aquí,  pero ya no es igual que antes.  Antes,  añoraba India cada año como un escape de mi realidad.  Ahora,  sé que este es un momento pasajero y que anhelo regresar.  Creo que ha sido un proceso de madurez en esto del yoga.  Mucha gente vive sus prácticas como un escape de sus vidas:  no están con quién quieren estar,  no están haciendo lo que tienen que hacer. Me dijo un querido amigo una vez, Benjy,  que la bendición más grande que podemos tener en la vida es saber exactamente cómo podemos servir.  Yo sé que ya yo lo encontré:  todas las razones de mi existencia toman sentido cuando pienso en mis queridos hijos.  Los siete.  Cada uno de ellos me hace querer ser mejor persona.  Cada uno me inspira distintas emociones:  honor,  juego,  intensidad y pasión,  inteligencia,  sensibilidad,  ternura y valentía.  Cada uno me impulsa a hacer bien lo que hago y a desarrollar todo mi potencial en esta vida.  Me han enseñado a diario y por ya varios años:  el valor de la paciencia,  la inocencia y dulzura,  el servicio desinteresado.  Ellos han sido mis maestros,   aún incluso antes de que encontrara mi camino.  Me lo siguen reafirmando día a día.  Los observo en sus vidas,  explorando y creciendo,  y me inspiran a vivir mi vida a través de siete lentes de hermosos colores.  A veces, cuando me siento débil,  pienso en Hernán y en su decisión de irse a Alemania a estudiar.  Me admiro ante su fortaleza de enfrentar una cultura nueva,  soltar lo conocido y aventurarse sin miedo.  Cuando me siento muy rígida,  recuerdo la risa de Adri y todo se aliviana. Cuando estoy sudando en medio de mi práctica en el shala,  tomo de Ariel su empuje y fuerza de alma.  Cuando no estoy muy segura sobre qué decisión tomar,  recuerdo la capacidad de análisis de Gabri y su serenidad interna.  Si me siento sola,  recuerdo a Gael haciéndome cariño en la espalda antes de dormirse-cuando debería ser al revés.  Y los ojitos de Theo me abren de par en par por dentro,  sobre todo cuando recuerdo las que pasamos juntos en su nacimiento. Me enseñó a apreciar tanto la vida al estar tan cerca de la muerte. Y finalmente,  Matías me enseña a diario el amor incondicional,  la fuerza de venir al mundo con la certeza que el Amor es lo único que vale la pena,  pensando sólo en darlo y no en recibirlo.  Mientras escribo esto,  lloro sobre el teclado añorándolos profundamente.  Sólo quedan 18 días aquí pero parecen tantos.  El hogar me llama,  el sol del yoga,  el Surya...saber que este camino es el de regreso a lo que amamos,  para poder sentir más plenamente y así,  genuinamente,  poder regresar al hogar...


Primera Serie Led Class Circus Style

Hoy viernes:  Primera Serie Guiada.  Tradicionalmente,  en el estilo Mysore los viernes y domingos las clases son guiadas.  Primera Serie Viernes,  Intermedia Domingo.  Sábado descanso,  igual que lunas llenas y nuevas.  Self practice de lunes a jueves.  Me tocaba a las 6 am,  pero como presintiendo algo llegué  las 5:30 am.  La primera clase era a las 4:30 am y se oía Sharath contando adentro. Afuera,  totalmente lleno,  las gradas,  el garage,  la calle!  entonces sí eran ciertos los rumores de que está tan lleno que hay gente practicando hasta en los baños...correcto!  nunca vi el shala así.  Y me alegro de cierta forma,  porque mucha gente creyó que la muerte física de Guruji iba a terminar con el Ashtanga Yoga.  No way!  Sharath y Saraswati trabajan incansablemente para preservar el legado de su padre y abuelo,  pero yo veo esto creciendo a pasos agigantados.  It´s good stuff!  les escribo después de bañarme-en aguita caliente como es recomendado-,  todavía no ha salido el sol y empiezan los sonidos del día.  Me siento despejada,  serena,  agradecida.  Fabrizio tuvo hoy su primera práctica con Saraswati.  Muy agradecida de tenerlo por acá y de que seamos cinco ticos que estamos en este momento aquí en Mysore.  Más vendrán...yo sé que sí.  Lo que sí veo es la importancia de venir con la Primera Serie aprendida y las alineaciones listas.  Como hay tanta gente,  parte de la magia es la energía del lugar,  la gente y los maestros,  pero como las clases están tan  llenas-al menos en el Shala Principal-un principiante podría no recibir la atención adecuada por el número de personas.  Mi recomendación es empezar con Saraswati,  su shala es más pequeño y tranquilo.  Ahí están practicando Marco,  Mela y Fabrizio.  Es tan bello que incluso maestros certificados prefieren practicar ahí.  A mí no me queda más remedio que ir al  Shala  de Sharath por razones de mi autorización y mi maestro,  pero uno puede encontrar el yoga en cualquier parte:  hasta con el pie del compañero entre la nariz en Supta Padangusthasana...ji ji ji o sudando tanto que no puede uno ni ver.  Nuevo día en Mysore:  un saludo cariñoso a todos los que ya tienen su corazón aquí con nosotros...el cuerpo no va a tardar en llegar!

Cumpleaños y otras celebraciones

Que tal amigos?

Hoy es el cumpleaños de Mariela. La hemos pasado muy bien y me alegra haberla visto feliz todo el día. Excepto una que otra vez que recuerda a los bebes y se entristece.

Nuestro médico Ayurvédico, Dr. Amil Kumar; tuvo la gentileza de invitarnos a la celebración de 1 año de fallecido de su padre. En India esto es un gran evento, sobretodo para el primogénito (Amil) ya que es el encargado de todo el proceso. Más adelante les pasaremos fotografías, pero les voy a hacer un pequeño relato ya que fue algo interesante.
Al llegar al salón, ya había un grupo de quizás 40 personas alrededor del altar. La viuda adornaba el altar con guirnaldas de flores multicolores. Debajo del altar, canastas con frutos y especias para la "puja" o ceremonia. Durante cerca de hora y media estuvo llegando gente en medio de los cantos sagrados y el percusionista muy concentrado con su "tabla" (Como la que usa Benjy, de Shantala). Cuando parecía que todo se estaba ordenando, llegaron los "sacerdotes" y empezaron la puja con ofrendas y más cantos sagrados... Muy bonito.
De repente, en medio de los cantos alguien detrás grito algo que no entendí, pero que traduje como "ya esta lista la jama!". TODOS, excepto la primera fila de familiares, se levantaron casi corriendo a sentarse a las mesas metálicas que estaban ya ordenando en hileras.
Mientras la gente se sentaba y Mariela y yo no sabíamos que hacer, los sacerdotes seguían cantando como si nada pasara. Luego alguien seguramente me vio la cara de perdido y me dijo que no habían protocolos, que fuera a comer sin problema. Así que nos sentamos y colocaron manteles de papel, platos de hojas de plátano y un vaso de agua. Cada quien lavó su vaso con el agua del vaso y luego 2 hombres vestidos únicamente con un trapo entre el ombligo y los muslos empezaron a servir la comida que estaba en baldes. Sirvieron como 8 platos diferentes a todos los comensales, todo con la mano. Si alguien quería más, le traían el picadillo o lo que fuera en la mano y lo ponían en el plato. Todos comían con la mano y fue interesante la experiencia . Recordé porqué a Matías le encanta comer con la mano. Es un experiencia muy rica a nivel sensorial. Al finalizar el banquete, de nuevo TODOS (como 80 personas para entonces), se levantan con la mano derecha, la de comer, cerrada en puño hacia los lavatorios y hacen una fila para limpiarse y después regresar a la tanda de Chai y postres. Aquí fue donde Mariela y yo nos escapamos porque teníamos una cita con otros amigos.

La otra cita fue con Mela, Fabricio, Claudia (hija de Ligia que está por acá también) y una amiga de Argentina, en un restaurante famoso entre los yoguis de Mysore. Tenían un quequito esperando que decía "Ticas Happy Birthday". Conversamos, nos reímos con palabras y dichos criollos, que ningún latino del lugar entendía y contamos historias relacionadas a la práctica de Yoga. La verdad la pasamos muy bien.

Por dicha Mariela siguió muy bien del problema de la bacteria, sin embargo está con una tos terrible. Mándenle energía para que se cure pronto.

Prometo que agregaremos fotografías de estos acontecimientos más tarde.

Un abrazo

martes, 17 de enero de 2012

Panchakarma

Hace ya varios días empecé un programa que es parte del Panchakarma (programa de desintoxicación a muchos niveles del Ayurveda). Quería compartirles un poco del proceso.
Durante 3 días tuve que tomar Ghee en ayunas. Es dificil puesto que es como tomar mantequilla pura líquida. Luego sólo podía tomar agua caliente y 1 comida o máximo 2 al día.
Muy importante: No sweets, No alcohol, No smoke, No drugs, No sex, No fried food, No caffeine... en fin :( Y a eso hay que agragarle al 3er día una diarrea. Ayer casi me hago en los pantalones mientras comprábamos alfombras para el estudio!

Después de eso, acabo de comenzar un programa de masajes. Usan como un litro de aceite en cada masaje. Te ponen hasta en la cara y en el pelo. Yo me sentía muy relajado cuando empezaron en el pelo, pero de un momento a otro, el masajista me empezó a jalar el pelo y a pegarme con la mano por la cabeza. Yo le dije "com'on we are friends!", el tipo se rió y siguió dándome... Luego sigue el cuerpo. Resulta que hay que ponerse una tanga como la que se ven en los libros viejos de Yoga, tipo luchador de sumo... nada agradable. Tras de eso, no me podía amarrar las tiras atrás y uno de los masajistas tuvo que hacer el lazo... Yo solo decía "aquí la vara es soltando". Cuando termina el masaje sigue un sauna, en el que uno se sienta y lo encierran como en una caja de madera con la cabeza por fuera (este es el sauna).

Todavía me falta 3 días más de esto y el último me tengo que internar todo el día en la clínica, pues me dan unas hierbas para terminar el proceso. Estas hierbas "recogen" todo lo que el guee y los masajes acumularon en el cuerpo y causan una diarrea espantosa!
Lo bonito de este proceso es que al final uno se siente más liviano y tranquilo.

Es bueno tener un mantra o frase durante el proceso:
Les comparto la mía de hoy,
"As a man in the arms of his beloved, is not aware of what is without and what within, so one in union with the Self is not awareof what is without and what within, for in that state all desires are fulfilled"
Upanishads

Saludos

Y por qué Mysore?

Hoy me despierto temprano como todos los días.  Marco se va al shala a las 5:15 am y ya yo quedo despierta.  Aunque me toca practicar más tarde,  aprovecho estas horas de la mañana para meditar y hacer pranayama,  escribir,  trabajar y leer hasta las 8 am.  Leo mi entrada de ayer en el blog y me pregunto:  por qué Mysore?  podría ser Madagascar,  Tailandia o tal vez Japón?  o quizás Juan Viñas,  Sarapiquí o Arenal?  en realidad,  no es el lugar físico.  Es el lugar interno que el lugar físico nos permite accesar. En mi caso y el de muchos otros,  como hacemos esto del Ashtanga Yoga,  Mysore es la meca y aquí están nuestros maestros.  En otros casos,  las mecas son infinitas.  Lo importante es saber qué es lo que uno está buscando. Digamos que esto del Yoga es como un mapa que nos ayuda a ubicarnos en el territorio.  Sin embargo,  no es el territorio y eventualmente,  cuando nos encontremos en medio de la montaña,  el bosque y el cielo abierto,  el mapa se vuelve innecesario.  Pero al inicio,  todos necesitamos ubicarnos en el espacio. Y qué mejor mapa que nuestro propio cuerpo?  Ahí están contenidas todas nuestras experiencias desde que nacimos y la respiración nos permite accesar lugares que tal vez quedaron olvidados en el tiempo.  El asana nos ayuda a abrirlos y estirarlos con paciencia y tal vez,  sólo tal vez,  por un instante tenemos la visión de todo el horizonte.  Pero esto sucede a veces sí,  a veces no.  A veces,  nuestra mente está hiperactiva y estos momentos de lucidez se nos pasan entre tanto pensamiento.  Y algunas poquitas veces,  es como si le bajaran el volumen al cacareo constante de la cabeza y se abre un lugar nuevo.  Este lugar:  no nos enseñaron sobre él y es callado y frágil como una mariposa.  Entre mucha bulla,  se escabulle. Cuando hay mucho movimiento,  se esconde.  Pero si durante un rato en el día nos quedamos quietos,  respiramos,  disfrutamos nuestro cuerpo y sus capacidades de movimiento...tal vez,  sólo tal vez,  resurge a la superficie y ahí...guau!  recordamos...sentimos otra vez.   Nos rehumanizamos entre tanta tecnología,  prisa y poco presente. 

Ayer sucedió aquí en Mysore una situación muy triste.  Había un coconut stand desde siempre y lo botaron.  El coconut stand de Guru,  su dueño,  fue por muchísimo tiempo una institución para los yogis.  Punto de encuentro de amigos,  pasaba lleno de la madrugada a la noche.  Sin embargo,  resulta que tanto occidental atrajo la atención de la policía y dijeron que estaba interfiriendo con el tráfico.  Esa es una versión.  La otra,  es que van a hacer una construcción y los dueños de la tierra querían su esquina de vuelta.  Pero Guru y sus hijos se quedaron sin stand....y también todos nosotros.

Cuando empezamos un camino,  existe la posibilidad real de que tengamos que demoler nuestro stand de cocos,  agarrar nuestros chunches y crear algo nuevo.  Si nos aferramos a lo que ya no somos ni seremos más,  sufrimos inmensamente.  Hay una gloria en soltar  y no necesitamos justificar nuestras decisiones.  Sintámonos orgullosos de tomar decisiones inteligentes en nuestra vida.  En unos pocos años,  tal vez menos de los que creemos,  estaremos ya en el último instante,  haciendo recuento de nuestra vida que pasó como un suspiro de rápido.  Y ahí,  nos daremos cuenta de todo el tiempo que perdimos pendientes de lo que piensan los otros,  juzgando y juzgándonos cuando nos salimos un poco del camino trillado. Es ahí cuando sabremos si vivimos este regalo de nuestra vida como quisimos o si desperdiciamos las oportunidades que Dios y la vida pusieron ante nosotros.  Para los que amamos el Yoga,  es ahí que podremos regocijarnos en el camino recorrido y sonreír mientras exhalamos con calma,  sin miedo,  sin aprehensión.  Y sabremos,  sin duda alguna, que valió la pena apostarle a venir a Mysore.  Que valió la pena salirnos del cuadradito y apostarle a vivir una vida más plena.

lunes, 16 de enero de 2012

El viaje interior

A partir de ahora,  nuestros relatos se detienen físicamente en Mysore,  esta ciudad de la antigua monarquía del Sur de la India,  tierra de palacios,  Maharajas y yogis.  Sin embargo,  el viaje interno apenas empieza.  Siento un gran alivio de estar en un sólo lugar,  moverse aquí es complicado.  No sólo por la cantidad de gente en todo lado,  sino por la afección de mi vata-elemento aire-.  Cuando uno viaja demasiado,  los vata nos sentimos un poco desarraigados,  perdidos,  ansiosos y miedosos.  La medicina india-el Ayurveda-recomienda para esto abrigarse,  estar quieto,  ojalá en silencio,  en buena compañía y con comida calentita.  Imposible on the road!

 Ya acomodados en el apartamento-una joya en este barrio de Gokulam tomado por yogis de todo el mundo, principalmente japoneses-esperamos con alegría a Fabrizio que llega mañana.  Es su primer viaje a India y ha tenido que mover muchas cosas para que sucediera.  Como dicen,  cuando el estudiante está listo,  el maestro aparece.  Entre los obstáculos todos podemos pensar en trabajo,  dinero,  relaciones,  simplemente miedo de ir tan largo que a todos nos da...en fin, la lista podría seguir.  Pero llega un momento,  y con esa frase abrí este blog,  que uno necesita responsabilizarse espiritualmente por uno mismo.  Nadie más puede hacerlo por uno.  Cuando una puerta se abre en este mundo tan oscuro,  una puerta que promete libertad y luz,  para aquellos que ya tenemos cierta sensibilidad,  la opción es entrar.  Si estamos en relaciones amorosas,  encontramos apoyo y solidaridad.  Si estamos en relaciones oscuras,  caen poco a poco hasta morir...y en buena hora.

Mientras caminaba hoy de regreso de mi práctica en el shala,  venía pensando en todos aquellos estudiantes que llevan años en Namasté y todavía no se han atrevido a dar el paso.  Cómo me gustaría que tuvieran la fe suficiente para enfocar sus energías en esto. Sin embargo,  hay tres tipos de estudiantes de yoga:  los que tienen deseo ferviente.  En esa categoría encontramos gente como Ginny,  Mela y Fabrizio y muchos otros que  están ya enfocados en venir.   Los que tienen un deseo fluctuante:   se aparecen por el estudio de vez en cuando y sus prácticas están siempre plagadas de quejas,  comentarios, justificaciones y distracciones.  Y finalmente,  los estudiantes que ni siquiera deberían llamarse así:  los que creen que el yoga es para divertirse solamente y buscan socializar y pasar un buen rato en compañía de gente con poca ropa...muy triste.

El camino del yoga es arduo y si alguien realmente es sincero,  no se claudicará porque no hay muchas otras opciones reales.   Los que encontramos esto en esta vida,  es porque ya tenemos algo adelantado de antes, decía Guruji.   Démos nuestro mejor esfuerzo a esta práctica que sólo bendiciones nos puede traer.

"Practice and everything comes."
Sri K. Pattabhi Jois





domingo, 15 de enero de 2012

Copia de carta a los Maestros del Estudio


Queridos todos,

Hasta ahora tengo chance de leer el artículo del NY Times con calma.  Gracias, Florisa, por compartirlo con nosotros.  Sin embargo,  aquí mis comentarios:

1.  El artículo está escrito,  obviamente, por un practicante neófito en el asunto.  Sus conclusiones vienen de algunos casos aislados que hace parecer generales.  No dudo que sean verídicos,  sin embargo, como el hatha yoga es una disciplina física,  obviamente que siempre habrá un porcentaje de lesiones.

2.  El artículo está escrito en un tono alarmista.  Creo que ya lo sabemos identificar a priori.  Este maestro Black no lo conozco,  sin embargo, no debe ser muy famoso porque ya habría escuchado de él.  Los maestros más reconocidos tal vez tendrían una opinión diferente al respecto.  BKS Iyengar es un ejemplo,  a sus 94 años,  de una práctica consciente de toda la vida que contribuye a su salud, longevidad y que continúa enseñando este arte y ciencia que es el yoga.  Al igual que Desikachar,  Richard Freeman y su esposa Mary,  Noah Maze,  Dena Kingsberg y su esposo Jack.  Tim Miller y Sharath están un poquito fregados de la espalda,  pero no es por sus prácticas- más bien yo creo que gracias a ellas,  todavía están enseñando-  sino a que han levantado por años y siguen levantando- de backbends a miles de estudiantes.

3.  El Yoga es el arte de la respiración. No hay alusión a este tema en ninguna parte.  Es obvio que la única forma responsable de llegar a un asana compleja es manteniendo una respiración tranquila.  Es el indicador más importante de si estamos llevando el cuerpo a un lugar inseguro.  Si la respiración es ecuánime,  decía Guruji,  podemos ir profundo. Sin ella, estamos perdidos.

4.  El propósito del Yoga es encontrar la libertad,  principalmente de ese tirano que es el Ego.   De paso, nos puede brindar mayor calidad de vida-practicado con las alineaciones correctas- y longevidad. Sin embargo,  si un practicante nuevo tiene demasiado ego, es obligación del maestro frenarlo por su propio bienestar.  Muchos maestros,  con el afán de tener más cantidad de estudiantes,  encienden en la gente aspiraciones vacías simplemente por tener cuerpos flexibles.  Les hacen creer que están donde no están todavía,  con ánimo de atraer más gente a sus clases y hacerse famosos.   Si el maestro conoce que el asana es sólo una octava parte del camino, su perspectiva de este camino va a ser mucho más balanceada.

5.  Si hay 20 millones de personas practicando Yoga en los Estados Unidos- guau,  no tenía idea de que ya eran tantos,  pero se nota porque aquí en Mysore estamos taqueados!- obvio que habrá un porcentaje de riesgo en clases muy grandes con pocos asistentes y estudiantes principiantes.  Todo depende de cómo se enseñe,  pero es arriesgado generalizar que el Yoga can wreck your body si no se consideran las variables de la experiencia del maestro,  el número de personas en el grupo y el uso inteligente de alineaciones en las clases.

Ayer Marco me contó una experiencia que tuvo en su primera clase guiada con Saraswati que me confirma que estamos en buen camino.  Resulta que llegó temprano y se acomodó detrás de un par de yogis muy atléticos que mientras esperaban no dejaban de estirarse y moverse.  Como estaba detrás de ellos,  eran obviamente una distracción, tanto movimiento cuando lo que uno hace- o al menos,  nos enseñan aquí- es a esperar al maestro sentados con los ojos cerrados enfocándonos en la respiración.  El yogi y la yogini,  musculosos y fuertes,  obviamente estaban en alguno de sus primeros viajes a Mysore.

Continuaron en estas hasta que empezó la clase.  Al otro lado del cuarto,  dice Marco,  Mela esperaba sentadita con  los ojos cerrados meditando.  Empieza la clase,  primera serie completa.  En Sirsasana,  Saraswati (que igual que Guruji y Sharath,  tienen ojo de águila para identificar  los que juegan de artistas) sostuvo la postura por 15 respiraciones lentas.  Luego,  bajó a Ardha Sirsasana por 10 más,  bien lentas y se paró al frente del yogi aludido.  Marco escuchó como cayó. Saraswati le dijo:  "Up!  you are strong!",   volvió a caer,  "Aren´t you strong? UP!" y estuvo cerca suyo hasta que finalizó la postura.  No pudo sostenerla.  Y esperamos que esta persona haya podido aprender la lección:  no se trata de LOOK GOOD en la práctica,  a costa de nuestra salud física o mental, sino de ser lo suficientemente sinceros con nuestros cuerpos y nuestra respiración de hacer lo mejor que podamos, cada uno responsabilizándose de sí mismo.

Es muy fácil culpar a otros cuando sucede una lesión y los EGOS hacen eso todo el tiempo:  echarle la culpa al maestro,  al Ashtanga,  a la luna, a la edad,  a lo que sea...menos tomar responsabilidad.   Pero a todos nos ha sucedido que vamos más allá de nuestros límites y sufrimos.  A mí me ha pasado muchas veces.  Pero ya he aprendido que es sólo mi ego tratando de aparentar algo que no es.  Por eso Dena repetía,  practicamos con sinceridad y devoción.

A todo esto,  terminó la práctica en el shala de Saraswati y los dos yogis atléticos mencionados agarraron sus chunches y se fueron sin más ceremonias.   En el cuarto quedaron otros dos yogis que tal vez,  gracias al esfuerzo que hacemos todos en Namasté por mantener un espacio sagrado y respetarnos al máximo,  meditaban al final de su práctica:  Marco y Mela.  Agradeciendo,  siento yo, el tener el privilegio de contar con un linaje de maestros que a su vez han honrado las enseñanzas verdaderas del yoga que son el  Ahimsa (la no violencia)  y el Satya (la honestidad). 

Y yo,  agradeciendo contar con estudiantes tan dedicados y honestos en su sthira sukhan asanam (la postura es la posición relajada del cuerpo que es necesaria para practicar la respiración y la  meditación).  Para Patanjali,  las dimensiones internas del yoga son imposibles de acceder a menos que le pongamos primero atención a nuestro cuerpo.  Obviamente,  a un cuerpo saludable que no interfiera con dolores y enfermedades.

Por estos dos yogis que me inspiran, agarro mis chunches y me voy ya para el shala.  A todos ustedes que son maestros de verdad,  les dedico con mucho cariño mi primera práctica del mes,  a brincos y a saltos después de esta bacteria,  pero con el corazón agradecido por su devoción a los valores más altos que nuestra hermosa práctica nos regala.

Yo no creo que ninguno de nosotros vaya a terminar como el maestro Black o como alguno de los otros casos que comentan.  We know better.

Namasté,
Mariela

How Yoga can wreck your body: artículo NY Times

Desintoxicación

Hola amigos.

Estuvimos "fuera de servicio" por casi 2 días. El malestar de Mariela empeoró y pasamos todo el sábado y hasta hoy domingo en el hospital. Así que este viaje se pone cada vez más completo... ya hasta dormimos en un hospital! Por dicha era una clínica privada de Medicina Ayurvédica. El doctor Amil Kumar es el director y es una gran persona. Es un reconocido médico Ayurvédico del sur de India. Además entiendo que practica yoga y se nota.
La cuestión es que Mariela terminó con calentura, presión baja y mal estomacal marca diablo. El Dr. Kumar le dió tratamiento y yo fui el "enfermero" por casi dos días. Gracias a Dios fue una excelente paciente y ya mejoró bastante. Ya estamos de vuelta en nuestro apartamento cerca del "Shala".

Acabamos de visitar el palacio de Mysore, el cual lo encienden los sábados y domingos. Cuando digo lo encienden es porque posee 100.000 luces! Se cuenta que Krisnamacharya (maestro de S.K.P. Jois y de D.K.S. Iyengar) en una de sus demostraciones de Yoga y siendo amigo y "curandero" de la familia Real de Mysore, pidió que apagaran las luces, se conecto dos cables a la cabeza y encendió algunas (o todas, no recuerdo) las luces del palacio...! Esto está documentado en libros.

Mañana me toca practicar a las 6am. Aproveché que estábamos en el Dr. estos días anteriores y me inscribí en un proceso de desintoxicación con Ayurveda. Así que practico a las 6, luego me ducho y tomo un rickshaw hacia donde el Dr. Kumar. Ahí me dan ghee con hierbas, luego agua caliente y puedo tener mi primer comida hasta las 12m.d. Es un proceso de 9 días bajo este régimen. Así que deséenme suerte por favor. Y también a Mariela que mañana empieza a practicar con Sharath.

Shanti Om

viernes, 13 de enero de 2012

Cambio de planes

India es maravillosa en el sentido que nos muestra siempre qué tenemos que soltar.  El viaje en bus desde Goa,  una salvajada...15 horas indian style driver,  yo llegó un punto en que simplemente me relajé y le pedí a Diosito que tomara el bus en sus manos.  Paramos en un hotelillo de mala muerte el jueves en la noche y desde esa comida-la más picante que he probado en India,  pero el hambre era tanto que todo para adentro-me dio el mal de estómago más terrible que he sufrido en todos los viajes,  además de calentura,  escalofríos y dolor de cuerpo.  Ayer me registré con Sharath y en teoría empiezo mañana domingo a las 4 am.  Pero estoy aquí,  soltando cualquier expectativa,  arropada y temblando,  y sé que todo es perfecto como es.  India nos limpia a muchos niveles y sólo hay que aceptar y agradecer.  Ahí les cuento si hoy hubo algún avance,  Marco viene llegando de su práctica de Primera serie con Saraswati,  temblando también!  todo nos lo tomamos con filosofía y paciencia.  Y agradezcan mucho sus cuerpos cuando están saludables, uno se da cuenta de lo importante que es la salud hasta que la pierde.

Ya estamos en Mysore. Fue una aventura el bus con películas de "Bollywood" toda la noche. Paramos a comer en un restaurante indio de camino y por supuesto la comida super picante. A Mariela le cayó bastante mal y acá está descansando.
Al llegar a Mysore Melania nos tenía botellas de agua y chocolates. Tan linda! Luego vino a visitarnos al pequeño apartamento y nos contó que ya está hecha una experta. Anda en moto, está en clases de música, y se conoce todos los tejes y manejes del lugar. Me alegra mucho por ella. Que bueno otra tica en Mysore. Y ahora esperamos a Fabricio. Hasta ahora, yo era el único tico hombre que practicara en el KPJAYI, por primera vez en el 2007. Y ahora con Fabricio ya seremos 2 ticos! Ojalá y cada vez vengan más: Robert, Mario, Roberto, Erick, Christopher...todos.

Ya Mariela y yo nos inscribimos a las clases. Ella con Sharath quien hoy lo vimos dando ajustes en la clase de indios y principiantes de la tarde. A mi me toca con Saraswati, quién a sus más de 70 años, da clases desde las 6am hasta las 4pm. Mela está con ella también y nos contó que está muy contenta.

De mi parte, agradecido con todos por el apoyo que lo sentimos mucho desde CR. La verdad a mi están haciendo una falta enorme mis chicos y tengo que regresar a trabajar, así que quizás regreso antes.

Les dejo una frase que leí hoy:
"el Yoga nos debe ayudar a encontrar libertad, antes que felicidad. Una vez encontrada la libertad, la felicidad que llega es real." B.K.S Iyengar

jueves, 12 de enero de 2012

Slowing down



Ya salimos de Goa. Vamos felices de la hermosa experiencia con Dena, una de las maestras con más profundidad que he conocido. Y también vamos tristes de abandonar ese espacio maravilloso donde estuvimos. Pensando en esta paradoja, recuerdo las palabras de Dena "Samastitihi integrity in any pose, however simple or complicated it is". Y es que la integridad de esa primera postura, es también una metáfora para la vida. Es mantener ese "contentment" en todas las "posturas" en que nos pone la vida.

A propósito de eso, nos pasó algo muy curioso. Estábamos tan a gusto en nuestro paraíso de Anjuna, Goa; que hoy al llegar a la estación de tren (2 horas de taxi), nos dimos cuenta que los tiquetes del tren, tanto el de Goa-Bangalore, como el siguiente (Bangalore-Mysore), eran válidos para viajar ayer!!! Casi caemos de espalda porque cuesta un mundo comprar tiquetes. Si uno compra hoy, por ejemplo, tienen espacio como para dentro de 10 días... Así que respiramos profundo en esta postura incómoda y empezamos a verle todos los ángulos buenos al asunto. Y recordamos los buenos momentos con Dena y en la playa... "Samastithi integrity in any pose".

Finalmente conseguimos pasajes en bus! Vamos a ver cómo nos va. Son 15 horas de bus! No es tan malo, pero si ven la fotografía, esta es la cantidad de equipaje que ando jalando.

Otra frase de Dena que me llega: "Sometimes slowing things down is better" Ahí se las dejo.
Un abrazo

Rest in peace

El Ashtanga no es el yoga del vacilón (no fun yoga),  dice Dena.   Hay muchas formas de practicar y ésta nos pide dedicación diaria,  un poco de locura de levantarnos tan temprano a doblarnos en mil maneras,  no sólo físicas sino especialmente mentales, y sobre todo,  el deseo inmenso de libertad y transformación a todo nivel.  La relación amor-odio es normal en esta práctica y aprendemos a ver las olas de nuestra consciencia fluctuar entre asanas,  el ritmo de nuestro corazón y respiración moverse a pesar de los obstáculos y sobre todo, nuestra incansable mente encontrar espacios de silencio.

Desde aquí,  escribiéndoles después de mi práctica con el corazón lleno, los invito a tomarse su práctica con cariño desde ya.  El camino del Ashtanga al principio es arduo,  pero promete verdad y esto es algo que sigo confirmando en mis viajes y al tener contacto con gente en todo el mundo que también la hace.   No somos todos,  pero a aquellos que nos ha tocado conocerla,  con el Ashtanga Yoga tenemos una herramienta de transformación verdadera en nuestras manos. No en vano decía Guruji que este es el Raja Yoga.  La pregunta es:  quiénes de nosotros estamos dispuestos a ir hasta el fondo?  sino ahora,  cuándo?

La vida es corta.  Cada mañana,  cuando vamos temprano al shala,  todo oscuro y silencioso,  pasamos frente a un cementerio con las siglas R.I. P. (rest in peace).  Los primeros días lo veía y me parecía un poco macabro,  pero hoy lo vi y supe que estaba allí para recordarme el gran regalo que es encontrar el yoga en esta vida.  Creo que todos los que tenemos esta suerte estamos sostenidos por el Prana en todo momento de nuestra existencia y tenemos la posibilidad de contribuir a que este mundo sea más amoroso,  cálido y hermoso para los demás seres.

miércoles, 11 de enero de 2012

Tardes en Goa

La magia de Goa permanecerá por siempre en nuestros corazones.  El sol indio es rojo,  rojo y anaranjado intenso al amanecer y al atardecer.  El Mar Arábico tibio,  el oleaje en Vagator nos arrulló en nuestra última tarde en este paraíso en la tierra.  Dolidos por no poder quedarnos más ya que el viaje debe continuar a nuestra escuela en Mysore,  ponemos en movimiento ese músculo interno que el yoga nos desarrolla y nos ayuda a soltar con agradecimiento todo lo que amamos, eventualmente la vida.  Nos vamos con cada célula llena de mar,  sol,  ujjayi,  amor y sonrisas.  Desde la maestría de Marco conduciendo el scooter en medio del caos,  las vacas y los buses terroríficos, hasta la paz de un savasana rodeado por los sonidos de los pájaros en medio del bosque.  Mysore espera....

martes, 10 de enero de 2012

Guruji y el Ashtanga Yoga

Hay tres tipos de personas en este mundo, nos dijo hoy Dena.  Aquellos que tienen todo su "stuff"  en una gran palangana frente a ellos y riegan todo por todo lado,  no limpian nada, se resbalan y hacen un mess.  El segundo tipo son aquellos que ya tienen un poco más de consciencia espiritual y una vez que ensucian, limpian a su alrededor y regresan sus rollos a la palangana.  Y finalmente,  el tercer tipo es aquel que ya ha recorrido cierto camino hacia adentro y se asegura de que su espacio esté limpio pero además...guau..además va y ayuda a los otros dos a limpiar a su alrededor.
Todos somos alguno de los tres en diferentes momentos de la vida.   Y el swadyaya,  la autobservación,  es realizar cuando uno mete la pata y le echa la culpa al otro.  Es tomar responsabilidad por nuestras palabras y nuestras acciones y tratar a todos con amabilidad.  Eso es una yogi o una yogini.  De qué nos sirve echarnos discursos muy elevados si en el fondo con cualquier obstáculo reaccionamos y herimos a las personas más cercanas?  de qué sirve el yoga en esos momentos?  al menos,  idealmente,  para tener la suficiente madurez para disculparnos y enmendar nuestros errores.
La esperanza,  decía Guruji,  es que todos los que encontramos el Ashtanga Yoga en esta vida es porque ya tenemos un camino recorrido en nuestra relación con los Niyamas. Ya hemos vivido el Tapas,  el Swadyaya y el Iswara Pranidana anteriormente.  Venimos a esta vida con algo adelantado.  Y tenemos una inmensa oportunidad de avanzar mucho o poco,  dependiendo de nuestras prioridades.  El yoga es una caja de herramientas para esa gran aventura que es la vida.  Y cada día es una oportunidad para tratar de ser el tercer tipo de persona,  aunque sea el segundo.  Y cuando inevitablemente regresamos al primer cuadrito,  con mucha compasión bajar la cabeza y enmendar.  Eso es yoga en acción. Todo lo demás es avidya o ignorancia.


lunes, 9 de enero de 2012

Dena y Jack

Dena Kingsberg es un gran descubrimiento para mi "journey personal". Lo cierto es que mi naturaleza no es ser crédulo, menos si se trata de temas relevantes. Así que vine a India sin espectativas, pero me llamaba la atención la creciente emoción de Mariela cada vez que se acercaba el día del inicio del taller.
La noche antes de iniciar el taller, le dije a Mariela: "Vos sabés que yo soy como Santo Tomás. No voy a pagar todo el taller, voy a ir el primer día, practico y luego en la charla vamos a ver si hago conexión con lo que dice Dena. Tenés que saber que es posible que prefiera ir a meditar a la playa...".
Hago esta introducción para decirles que soy un poco necio y terco y si los maestros fueran comediantes, yo sería mal público a menos que hagan un muy buen chiste. Y la verdad desde hace unos 15 años que voy a charlas, retiros, meditaciones y como que uno empieza a crear un "sexto sentido" y se da cuenta cuando algo resuena con el alma o no. Pues resulta que Dena si me tocó. Y no es solo ella, sino las enseñanzas universales que transmite y la forma en que lo hace. Tiene esa gracia al hablar cosas reales que hacen que uno no quiere que termine el taller.
Les puedo decir, hoy, después de varios días de taller que me encantaría que todos la puedieran conocer. Esa calidad de discurso, no desde el punto de vista intelectual, me refiero a un discurso del corazón, sólo lo recuerdo con nuestro querido Richard Freeman (otro grande).

Algunas frases de Dena:
"You don´t have to aim to the posture, rather aim to your breath"
"Me di cuenta que después de obtener una postura nueva, venía otra, y luego otra más y así podía seguir... Nunca se acaban! Entonces pude ver que quizás estaba ¨missing the point¨.
"Ashtanga yoga is not fun yoga. You have to do the work"
Hablando del primer Yama: Ahimsa: "What´s the point in doing a lot of postures, if you can´t be Kind? Ask yourself how kind can you be as a human being"

Y podría seguir, pero es más lindo cuando ella lo dice. :)

Además detrás de Dena, siempre esta Jack, su esposo. Es como ver a un Ironman hippie, con lycra rosada de flores y una barba más larga que la de Fidel Castro en sus mejores tiempos. En fin, es todo un personaje, que además tiene una mirada noble y tierna siempre. Lo priemro que le dijo al grupo el primer día fue que sus hijos (que están en el taller) eran muy dulces y son buena compañía. No habló de él, ni de otro tema. Entonces como un "blink" sentí que este señor tiene algo que me atrae... Un Yogui de la vida moderna.

Namasté

Mysore Style

Estoy en el shala a las 6 am.  Todavía está oscuro aqui en Anjuna.  El viaje en scooter nos dejó prácticamente congelados,  mucho frío y viento tan temprano.  Cuando entro,  las luces de las velas iluminan con luz tenue los cuerpos en meditación.  Nos preparamos todos para este rato de práctica que es como una vida en sí misma...una vida con una muerte.  Hacemos la invocación.  El énfasis es la respiración.  Consciencia en cada inhalación y exhalación. Bandhas y la mente hace: "puk" y entro en otra dimensión.  Mi cuerpo fluye sin esfuerzo.  Cuando respiramos bien, decía Guruji,  no hay lesiones.  Cada célula está presente.  Me muevo lentamente y en la postura del perro siento el primer ajuste.  Es directo,  seguro,  perfecto.  Mis manos regresan al lugar original.  Siento la fuerza y la conexión.  A veces,  damos tantas vueltas en círculo y necesitamos regresar a los orígenes para darnos cuenta de que no había necesidad...igual en la vida.  La simpleza de cada momento me sorprende desde ayer.  Esto de estar presente vuelve la vida nueva!  continúo respirando y siento como la energía en el cuarto cada vez se intensifica más y más.  Son tres maestros para 50 personas.  Se mueve rápida y  silenciosamente,  con la maestría que da la experiencia y la devoción.  La energía sube más.  Cuando me doy cuenta,  tengo mis manos en los muslos en un backbend extremo.  Mi mente se relaja,  la respiración es todo.  No hay lucha,  es  saberse protegida.  Protegida y acompañada.  Más allá de lo límites,  sólo hay más espacio. Espacio que no sabía que estaba ahí:  lo desconocido.  Respiro con alivio, la ola pasó.  Pero estoy bien.  Y sobre todo,  agradecida porque este lugar hace mucho que no lo visitaba.  Sentirme acuerpada en el límite de  mi mente.  Poder llegar a ese edge y acariciarlo...suave, gentilmente,  con mucha dulzura.  Y luego,  la muerte.  La muerte infinita y pacífica.  Invitada por mí misma con consciencia,  sin miedo,  sin anticipación. Descansamos después de haber hecho todo lo que podíamos hoy...mañana será totalmente diferente.  Como otra vida,  otra cara, otro cuerpo y otro país...pero en cada una,  avanzando un pasito más hacia la Luz.  Nada se pierde.  De la mano de mi maestra,  puedo experimentar qué se siento soltarse sin miedo,  la mente en silencio.  El corazón grande grande...la vida que siempre anhelé.

sábado, 7 de enero de 2012

Dena y el miedo

Y empezamos!  Purple Valley es un retiro sólo para Maestros certificados de Ashtanga Yoga por el KPJAYI en Mysore.  Dena tiene 16 años de haber sido certificada por Guruji,  el más alto grado en la cadena de maestros avalados por nuestra escuela para enseñar.  Empezó a estudiar Ashtanga a los 21 años y se certificó 11 años después,  siendo una de las pocas mujeres que ha completado la Cuarta Serie completa.  Anoche tuvimos una reunión y conocimos a su esposo,  Jack y sus dos hijos:  Zoli,  una niña de 10 años y Isaac,  un niño de 7.  El taller tiene unas 50 personas de todo el mundo y nos partió en dos grupos.  Uno podía escoger si quería estar en el de Mysore o en el de beginners.  Sabiendo que todos somos principiantes siempre en esta práctica de yoga,  nos dijo que escogiéramos no desde el miedo o la duda.  Si teníamos dudas de en cuál estar,  mejor ir al de beginners.  Si teníamos miedo del avanzado,  definitivamente ir a ese!!!  excelente primera lección de vida:  no dejes que el miedo te detenga.  Hago de inmediato mi escogencia, sin embargo, no puedo dormir en toda la noche.
Hoy nos levantamos a las 5 am.  Todo en silencio,  nos bañamos y vestimos,  alistamos todo y al scooter.  La luna brillaba casi llena en el cielo,  la carretera vacía y silenciosa.  Todavía oscuro,  nos aventuramos por las calles para estar en el shala a la 6 am,  cuando empezaba mi grupo.  Entré al shala a las 5:40 am y ya había gente meditando.  "Dena is big on  meditation",  había escuchado el día anterior.  Preparé mi alfombra y me senté.  Todo iluminado por velas,  se escuchaban los sonidos del jardín y vi la foto de Guruji en el altar.  Sentí la seguridad de que estaba en el lugar correcto,  por más lejos que esté de mi hogar y mis seres queridos. De pronto,  entré en un estado fuera de este mundo.  Como si de pronto  ese espacio que todos los que practicamos amamos y anhelamos me succionara sin esfuerzo. Si el yoga es la búsqueda de la libertad espiritual a pesar del pull constante del mundo material sobre nuestra consciencia,  súbitamente no hubo más lucha.  Simplemente, entré suavemente en ese mundo paralelo de verdad pura, ese lugar donde no podemos llegar a través del conocimiento racional-ya que este conocimiento es siempre condicionado-sino sólo a través de la experiencia que viene de la Gracia.  Estaba flotando en este océano de libertad cuando escuché el sonido de la tambura,  hilado a una voz hermosísima fuera de este mundo.  Dena se sentó frente a todos,  nos guió en el Sahana Vavatu:   "Que nuestro camino juntos sea siempre de sabiduría y crecimiento."  Primera Serie Guiada completa,  gentil,  respirada,  pausada para indicar alineaciones y lo más hermoso,  ella practicando con nosotros.  Sus movimientos llenos de armonía me reconfirman que esta práctica es respiración en movimiento.  Respiración completa, por encima de los pensamientos. Respiración equilibrada y libre que nos devuelve ese estado de verdadera humanidad que es nada más y  nada menos que la libertad del alma. Pierdo toda identificación con nombres,  lugares y personas.  Paradójicamente,  en esta libertad del espíritu y disciplina aparecen mis amados hijos grandes. uno a uno:  Hernán de unos 10 años, sonriente,  siempre presente para todos;  Adri a sus 8 años, juguetona y despreocupada;  Ariel de unos 5 años, parece un niño indio,  moreno y sonriente, inocente y puro y Gabriel,  de unos 3 añitos,  los ojos más hermosos que he visto en toda mi vida,  la dulzura del prana en un niño pequeño.   Siento las lágrimas brotar,  mi corazón se abre irremediablemente mientras continúo moviéndome expandiendo el frente de mi cuerpo,  estirando la espalda.  Recuerdo que esta práctica es sólo un medio que tendrá que ser irremediablemente rendido y se volverá superflua por la realidad del Amor.  Agradezco este espacio que abre posibilidades nuevas. Respiro el amor... entro en Savasana. 

La búsqueda


Hoy me levanté antes del amanecer y ya Mariela estaba practicando. (Estaba practicando en un espacio en el que apenas cabe el mat, que ejemplo). Decidí salir a hacer un "Walk meditation".

Salgo, escucho los pajaritos y me doy cuenta que cantan diferente. De nuevo recuerdo que estoy en India. Y es que estar er Goa, lo "saca" a uno un poco de la India que tiene grabada en el disco duro. Aquí todo es más lento, más tranquilo y los templos que se ven son casi todos católicos. Sin embargo, los pajaros son distintos y el olor también, eso es lo primero que te recuerda que estás en India al abrir los ojos por las mañanas. He estado observando que en otras partes de India la gente es más devota. Quizás porque acá la gente estás más preocupada por los clientes que por sus prácticas personales (espirituales, por así decirlo). Entonces me doy cuenta que esto mismo me pasa a mi a menudo... Estoy muy preocupado por mi trabajo, los proyectos y el futuro inmediato; cuando lo primero que debería hacer al levantarme (como la gente del Norte de India) es rezar, dar gracias y pedir a Dios que me guíe en el día a día.

Sin embargo, desde que terminé mi "walking meditation" hoy, he venido sintiendo que cuanto menos corro ansiosamente hacia Dios y tomo pausas, más veo a Dios viniendo hacia mi, cada instante...

viernes, 6 de enero de 2012

Theo y el parque

Termina nuestro primer día en Goa. Llenos de sol y mar,  regresamos tranquilos al guest house.  Está todo iluminado por estrellas y luces de colores.  Hay tres hermosos niños jugando,  uno de ellos como Theo.  Está sentado en su motito con luces y lo veo y siento un opresión en el pecho.  Llamamos a Costa Rica y "hablamos" con Theo.  No dice mucho,  nos dice "mamo"-su forma de decir te amo-,  llama a Papá y a Mamá...se pone a llorar cuando nos despedimos.  Ana,  nuestra prima que lo está cuidando este fin de semana,  nos dice que van para el parque a jugar....Theo dice "parque" por primera vez y Marco y yo nos volvemos a ver con el corazón iluminado.

Ese es el yoga.  Es la relación de amor.  Es la honestidad total con uno mismo cuando nos sentimos profundamente tocado por otro ser vivo.  Es la gratitud de saber que no estamos solos,  que el amor siempre nos acompaña.  No importa cuán lejanos estemos de nuestros maestros,  amigos,  seres queridos,  esa transmisión de puro prana que brota de nuestra esencia más profunda,  que atraviesa kilómetros,  cielos y mares y que nunca perece...that´s it.  Theo me enseña a la distancia,  anhelo abrazarlo y oler su cabecita.  Me pregunto por qué estoy aquí.  No siento que tenga nada nuevo que aprender,  pero hay una posibilidad de que así sea.  Dijo una vez una admirada escritora que la vida se contrae o se expande de acuerdo a nuestro valor.  El valor de dejar lo que más amo es lo más difícil que he tenido que hacer...pero la posibilidad existe.  La relación con mis maestros es esa posibilidad y aún sin expectativas,  la honro y agradezco.  Qué afortunada!  qué buen karma!  y Dena espera...y sé que es una maestra de las de a de veras.  Sin conocerla,  ya la conozco.  Puedo sentir su vibración y el corazón me late más rápido,  tengo incluso un poco de miedo. Es madre como yo y ashtangi hard core...puede combinarlo.  Puede amar y seguir su pasión en armonía.  Puede expandirse porque es valiente.

Anjuna, Scooter land



Les voy a contar un poco de Anjuna, la playa donde estamos. Es parte del norte de Goa y tiene ese estilo "laid back" de Puerto Viejo. La gente es mucho más relajada y las calles más "tranquilas" que en el resto de India. El transporte acá es el Scooter. Solo hay 3 rickshaws en el pueblo. En la ciudad de Mysore, por ejemplo, uno puede ver unos 30 cada 100 metros, y no estoy exagerando... en serio.
La comida es sensacional. Es una perfecta y exquisita mezcla de especias indias con el característico coco y salsas de sabores tropicales de Portugal. Este es de los pocos lugares de India donde se puede comer pescado fresco con seguridad.

Volviendo al tema del scooter o "bikes" como le dicen acá, me monté en uno por primera vez y de una vez me fui de compras al Super. Los primeros 100 metros todo bien. Los problemas se dieron cuando tuve que doblar en una calle muy angosta y acostumbrado a la respuesta inmediata, ligera y flexible de mi bicicleta, intenté hacer un giro muy "cerrado" y casi me como una amapola. Lo tomé con calma, usé mis bandhas y experiencia en la bici y salí de ahí respirando tranquilo... llego al "Super Tito", compro y me monto de nuevo. Salgo muy tranquilo y seguro, agarro la calle por la derecha como debe ser... y Zaz, pitazo! Viene una patrulla de frente! Aquí se conduce por la izquierda!!!.... Me tengo que tirar a un lado de la calle, pero muy orgulloso no puse ni un pie... sostuve el equilibrio y aceleré para volver a la izquierda, como si nada hubiera pasado.
De ese momento en adelante, con mi "crash course" de Scooter y la terapia de choque de "No manejar por la derecha!!!" me volví un gato con la moto y ando a Mariela feliz en la parte de atrás. parecemos dos guilas liberados de la represión citadina.

jueves, 5 de enero de 2012

Goa Peaceland

Termina nuestra semana en el Norte de India.  Después de un apacible vuelo a Mumbai,  llegamos felices a Goa.  Aquí estuvimos de Luna de Miel hace casi 5 años y la pasamos de maravilla.  Es un estado pequeño en India,  el océano calma la vibra y la gente es muy relajada,  puro Puerto Viejo en Costa Rica!  claro,  no todo viene tan fácil en este país:  pagamos un taxi desde el Aeropuerto Dabolim hasta Anjuna,  al norte.  El recorrido es otro coche bomba.  Un joven de unos 20 años,  Kahn,  pone el radio a todo volumen y se empeña en no detenerse...NUNCA!   raya en curva,  en puentes,  en carreteras tan estrechas que apenas cabe un sólo vehículo.  Voy rezando,  le meto las uñas a Marco,  es otra de esas aventuras que sólo aquí suceden. Lo bueno es que duramos una hora en vez de dos y que hoy es el Día de Reyes y todas las casas están llenas de luces y estrellas.  Goa fue la colonia portuguesa durante mucho tiempo y se mantienen las costumbres católicas.  Es una fiesta de colores!  después de semejante peripecia,  llegamos a Peaceland,  nuestro guest house.  Es una hermoso patio rodeado de cuartitos encendidos por estrellas coloridas.  El propietario,  Kenny,  es un indio grande y fornido,  nada como los flaquillos del Norte.  Cálidamente,  nos sirve una cerveza muy agradecida por el calor-el clima cambia radicalmente de 8 a 9 grados a 30- y nos explica que la única forma de transportarnos en Goa es en scooter!  En este momento,  Marco anda probando uno...después de su bici,  lo único en dos ruedas que ha manejado es un cuadra...y se estrelló!  espero mientras regresa anticipando mi encuentro con Dena Kingsberg. Dena es una de las pocas maestras certificadas por Guruji en el momento.  Su retreat inicia el domingo en Purple Valley,  un lugar de retiro sólo para Ashtangis aquí en Anjuna.  Es australiana y es la maestra de una de mis maestras,  Jodi Blumstein.  Me siento sumamente conmovida de poder conocerla después de 10 años de querer estudiar con ella.  De nuevo,  reconfirmo las palabras de mi querida viejito:  practica y todo llega.

miércoles, 4 de enero de 2012

La práctica es el camino

Me despierto a las 3:30 am.  No puedo dormir.  Mi cuerpo todavía está con el horario de Costa Rica.  Nada se escucha allá afuera,  Marco duerme.  Tiempo para meditar.  Pienso en mis bebés,  en mis chicos grandes...los extraño un montón. Ayer nos mandaron una foto de los babies e inmediatamente me puse a llorar.  Esto de cruzar el mundo en pos de un sueño tiene un precio alto.  Sé que están bien,  pero mi corazón sólo los quiere cerca.  Momento de realización:  será que el amor se siente más a la distancia?  doy vueltas en la cama y decido levantarme a practicar en la oscuridad.  No veo nada,  pero ya mi cuerpo conoce esto.  Sólo se escucha la respiración,  estoy bien abrigada porque hace frío.  Poco a poco,  me voy calentando y afuera,  se escucha el pito de un tren,  el paso de un tuc tuc.  A las 6 am,  los musulmanes inician sus plegarias desde las mezquitas con megáfono,  todo se llena de cantos y alabanzas.  El día aclara,  los pajaritos se despiertan y ya escucho voces en la calle.  Marco se va a caminar al Templo Blanco de Jodhpur,  le llaman el Taj Mahal de Rajastán.  Termino mi práctica en silencio.  Mi cuerpo se abre poco a poco,  ya no duele como en el primer saludo al sol.  Agradezco a la Vida este cuerpo que me permite llevar mi alma a lugares tan recónditos y maravillosos.  Agradezco a Guruji el haberme enseñando que mi cuerpo puede darle alegría a mi mente.  Agradezco todo.  El día nace...otro día lleno de sorpresas en Bharat.

Los Brillanticos de Rajastán

video

Música rajastaní

video

Música de Rajastán


Cuando entramos a Meranghar, esta pareja estaba sentada a la sombra y parecían no estar haciendo nada. Veíamos un bulto entre ellos y cuando nos acercamos, empezaron a cantar y tocar este instrumento tradicional...la armonía de sus voces la podrán apreciar en el siguiente video...y cuando salimos, vimos que el bulto era su bebé de 3 años que estaba durmiendo! los colores del turbante, el sari de ella y sus joyas y la música nos transportan a su mundo: su pueblo, el desierto, un lugar en algún rincón de este hermosa tierra.

Jodhpur Fort















La ciudad de Jodhpur se le conoce como la ciudad azul. Y adivinen que?... si es azul! el 85% de las casas están pintadas de tonos azules, celestes e indigo. Las calles son impensablemente angostas. Curiosamente, aunque apenas cabe un carro pequeño, todas tienen doble vía! Cuando uno camina por los intrincados callejones de Jodhpur, de vez en cuando hay que ver cómo se sube en alguna grada al lado del camino porque o viene una moto o una vaca... y ninguno hace el intento de detenerse. Es muy interesante y aunque parezca caótico, la ciudad me encanta. Todo esto sucede a los pies del imponente fuerte que albergara en los siglos XVII y XVII a la realeza. NUNCA en la historia, tras varios ataques contra los Maharajas, alguien pudo traspasar las enormes columnas del fuerte.
Otro aspecto que me gusta de acá, es la cantidad de especias y las telas. En el norte de India es donde se producen las más exquisitas telas y algunos de los muebles más hermosos que he visto. De hecho, los muebles, puertas y columnas de nuestro estudio, vienen de Jodhpur.

Después de un atardecer de postal, me despido con los sonidos de los musulmanes orando, los perros ladrando en cada rincón de la ciudad y observando una vez más desde el 4to piso de nuestra pensión (Ganapati Guest House) el guardián de Jodhpur... El Fuerte.

Tierra de reyes y príncipies Rajput y Ratores

Meranghar es un fuerte sencillamente espectacular.  Situado en la cima de la montaña sobre Jodhpur,  es legado de una dinastía de príncipes guerreros que gobernó India por varios siglos hasta 1948.  La época se caracterizaba por guerras constantes por honor,  princesas,  guiadas con valentía por soldados que necesitaban tomar opio antes de la batalla para difuminar un poco el horror de los encuentros asesinos.  Elefantes como armas,  trajes de metal que pesaban una tonelada para protegerlos,  reinas y princesas con purda estricto-esto es,  no se dejaban ver por nadie,  sólo los eunucos que las atendían y sus esposos.  El fuerte tiene un gran romanticismos y el arte rajput es abundante y rico en colores y texturas.  Imagino vivir en este lugar en esa época y me impacta la valentía de estos reyes que defendían con su propia carne sus dominios y familias.  Cuenta la leyenda que para construir el fuerte, tuvieron que "desahuciar" a un saddhu o santo que vivían en la montaña y éste maldijo que el fuerte siempre sufriría escasez de agua. Claro,  aquí estamos casi en el desierto del Thar y el agua es la vida.  Para aplacar la maldición,  antes de construir el fuerte un hombre se ofreció a ser enterrado vivo y hasta ahora,  su familia y la familia real continúa con lazos estrechos por este gran acto de entrega por un bien mayor.