lunes, 21 de noviembre de 2016

Discierne

Dios nos pone al frente el tema que necesitamos para avanzar.

Ayer decía en una de mis clases que mi Guru es mi Guru porque me enseña con su ejemplo de cordura e integridad.  Si algún día en el futuro me pide que me tire a un precipicio o que cometa suicidio en masa,  ese día dejará de ser mi Guru.

El Guru es  alguien que nos guía hacia la Luz, que nos ofrece su vida misma como ejemplo.  Hay tantos payasos en el camino y me ha tocado más de uno.  He visto gente que manipula,  engaña y se esconde tras fachadas falsas disfrazadas de ropas blancas.  Estos monigotes duran poco en mi vida: he podido desarrollar con el tiempo el músculo del discernimiento.

Sin embargo,  este músculo no me impide mantener una actitud de apertura ante lo nuevo.  Siempre doy una oportunidad.  Siempre pienso bien del otro...he tenido decepciones inmensas pero también sorpresas muy gratas.  Siento que estar vivos implica un balance cuidadoso entre estar abiertos y pensar inteligentemente.  Ser ingenuos y cándidos puede meternos en problemas si no somos capaces de anticipar las consecuencias de seguir a alguien poco serio.

En esta época de gurúes falsos,  de maestros comercializados y guías superficiales,  rescato el ejemplo de aquellos maestros que son coherentes entre su "walk" y su "talk".  Rescato los líderes honestos en sus caminos, por modestos que sean y desconfío de quiénes se creen con el derecho de sentirse superiores a otros y restregar opiniones desfasadas sin el más mínimo respeto.  Desconfío de alguien que dice una cosa y siente otra.  También,  de quién se aprovecha de seres inocentes y frágiles-  que ahora abundan en tiempos de tanto caos y cambios mundiales.

Mi voto como líder es intentar con todo mi corazón esa coherencia.  Me ha tomado tiempo acompasar los deseos de mi corazón con mis acciones.  Mis maestros modelan con sus vidas ese anhelo de integridad y compasión y yo sigo sus pasos con confianza.

Este parámetro me permite identificar casi al vuelo cuando alguien esta OFF.  Siento una náusea,  una aversión inmediata,  un sentimiento que me dice que es necesario alejarme.  Lo más rápido posible...sin amedrentarme ni excusarme.

Este off se siente como una bruma oscura que se cuela incluso en seres que he admirado en el pasado. Gente que creí equivocadamente que tenían algún grado de estatura espiritual.  No que yo la tenga:  sólo sé que quiero la luz y la verdad por encima de cualquier otra cosa.  Y estos chascos que, gracias a Dios he atajado a tiempo,  me han permitido entender que no todos son buenos en este mundo.  Hay muchos que tiñen sus plumas y aparentan sin serlo y en su compañía sucedan muchas desgracias.

Sé salirme rápidamente y sin dudas y eso es algo que agradezco a esta altura de mi vida.

La vida se mueve entre orilla y orilla y sus oleajes me recuerdan la hermosa incertidumbre que define esta aventura vital.  El día termina con vientos que anticipan un huracán que pasará por mi país en pocos días.  Huracán que también he sentido yo en mi corazón y mi mente.  Rezo para pedir luz para mis decisiones y fuerza para continuar dando pasos con sentido sin perderme en la jungla de lo falso.

Y sé que hay alguien que me escucha,  que me entiende y consuela y me duermo con la certeza de que todo lo que amo está en las mejores manos.

Las manos del Amor incondicional que a todos nos cobija.
Gracias a Dios lo confirmo una vez más.


miércoles, 16 de noviembre de 2016

Ser consciente



Un ser despierto es un ser en plena consciencia.

Un ser que aspira hacia algo elevado,  no sólo para su propio beneficio sino que aspira a la consciencia para beneficio de todos los otros seres  con el afán de que ellos también alcancen la iluminación.

Intentar despertar a los otros a su naturaleza intrínseca es parte esencial de su camino.

Tal empresa no es fácil.  Orientar todas las energías al despertar mental no lo es.  Es más que todo la erupción de algo que siempre ha sido,  algo transcendental por encima de la existencia condicionada.

Un ser que se dedica a esto necesita mucha compasión.  Toneladas.  Tiene que estar dispuesto a recibir mordiscos, puñaladas y saber que su nombre andará en lengua de muchos que no entienden todavía lo que está sucediendo.

Parte innata del destino de romper condicionamientos.

Tuve una vez una estudiante que tenía un potencial gigante.  Sin embargo,  conmigo siempre los planes de la gente cambian.  Parte del camino es aprender a soltar y los maestros sabemos cuándo alguien está aferrado,  rígido en sus expectativas.  Cuando alguien tiene un "plan",  muy obvio para quienes tenemos experiencia en esto.  Nuestra labor consiste en desbaratarles el plan...y permitir que suceda lo que realmente está destinado a suceder.

Esta estudiante viajó por todo el mundo y después de múltiples peripecias encontró algo que no había anticipado....

Este trabajo que hago es un trabajo de fe en el maestro.  Son pocos los que podemos realmente sentir esa confianza con alguien.  A mí me ha costado inmensamente:  mi mente occidental siempre encontró defectos en mis maestros,  los criticaba constantemente en mi mente y pensaba todas las formas en que yo podía hacerlo mejor que ellos.  La falta de humildad carcomía mi corazón y ahora me duele profundamente toda la energía que perdí y la mala vibra que les envié sin querer.

En mis prácticas actuales siempre les envío amor y gratitud,  la oración más poderosa de todas.

Y comprendo que no todos están listos y los pocos que están listos aún tienen que romper muchos pensamientos ajenos a este camino.  Por más" hermosa"  y acrobática que una práctica se vea por fuera no sirve de nada si no surge de un corazón agradecido por las enseñanzas y por la simple posibilidad de acceder a este río de conocimiento.

Sin esa humildad,  sin esa curiosidad innata por algo nuevo,  no hay camino.  Y sin camino ni maestro no hay consciencia posible-  por más floating.

Muchos serán los que confundan el oro con el oropel...pero no todo el oro brilla.
Ni todo lo que brilla es oro.


sábado, 12 de noviembre de 2016

Caudal

Hago mi práctica con una taza de agua caliente con limón en el estómago.

Ya es mediodía y voy por mi segunda taza.  Empiezo a sentir la sensación de vacío en el estómago después de 14 horas de ayuno desde anoche.

Mis sentidos se alertan, mi mente se despierta.

Ha sido una semana de debacle.  Afuera llueve con sol.  Los aires navideños empiecen a mover todo en mi país,  desde árboles y hojas hasta comercios y malls.   Busco la traducción de la palabra debacle en el diccionario de la Lengua Española y es contundente.

Desastre.

Mis amigos estadounidenses en depresión,  incredulidad,  revolución.  Y sin embargo,  la realidad es. Pienso en todas esas situaciones que todos tenemos de tener que lidiar diariamente con contradicciones: desde la más simple como escoger el pedazo de pan con mantequilla en la mañana en vez del agua con limón,  desde amar a pesar de los resentimientos y el hastío,  partir lejos a pesar del amor,  conceder en vez de decir que no directamente.

La eterna paradoja de nuestras almas humanas magnificada por los últimos acontecimientos mundiales.  Encuentro cobijo y regazo en una de mis maestras que visita Costa Rica una vez más desde Canadá y su respuesta es "todo es perfecto".  Todo lo que está sucediendo es perfecto para nuestra evolución: salir de la negación,  abrazar lo intolerable,  observar el rostro de la oscuridad a la luz y dejarnos ya de posponer lo inevitable.

Habitamos en un planeta donde ya no podemos negarnos más.  El verdadero desastre sería, digo yo, sucumbir a las fuerzas del odio y la separación.  Ahora ya sabemos lo que hay y ahora es tiempo de dejarnos finalmente de rodeos y comprender la urgencia del Amor en todas sus dimensiones.  NO un amor segregado y exclusivo sino un amor expansivo y determinado.  El Amor que no se anda por las ramas,  el Amor que necesita expresarse sin tapujos y desde el centro de cada uno de nosotros,  en todas sus manifestaciones y colores,  con pasión y sin titubeos.

Me observo yo misma: adónde estoy titubeando.  Adónde me refugio en lugares cómodos dentro de mí y me rehúso a ver y aceptar lo que soy.  Adónde me juzgo,  adónde me siento separada de otros: mejor o peor que los demás.  Adónde está el miedo y adónde estoy lista para mandarme sin dudas al caudal de lo que la vida sabia y generosa me trae en este momento.

La vida se siente distinta:  he tenido esta semana encuentros cercanos con la enfermedad de alguien muy querido,  nostalgia por seres que ya partieron,  encuentros de alma y anhelo por cambios profundos con la decisión no negociable de sostenerme intacta por dentro:  intacta significando en este momento leal a mi corazón a pesar de todos los meandros y deltas en el caudal.  Leal con valentía y confusión al mismo tiempo:  esa eterna dicotomía que sentimos diariamente quiénes creemos que se puede vivir en este mundo a pesar de la paradoja.

Continúo saboreando mi agua con limón y ya comienzo a soñar con el alivio del almuerzo.  Me pregunto alivio de qué...alivio temporal de este sentimiento de honda incomprensión de las decisiones de muchos?  Sentimiento compartido de impotencia y dolor por nuestro futuro?  Y aún en medio de estas deliberaciones un tanto grises,  siento la esperanza de saberme humildemente capaz de la entrega a ese sueño raro,  capaz de ir más allá de quién creo que soy para explorar lo posible.

Futuro incierto para todos,  es cierto.

Matizado de posibilidades para algunos,  sólo para aquellos que creemos en la magia del espíritu humano y su capacidad de convertir todo lo que toca en oro...

si así queremos.






miércoles, 9 de noviembre de 2016

Fear won... Love More.

Today our world completely changed.

Today,  ignorance prevailed over common sense.  In yoga we call ignorance Avidya:  ignorance of what really matters.  Ignorance equals tyranny,  fear and entitlement.  Ignorance is the source of all darkness.

Ignorance can kill.

Unveiling ignorance is a privilege.  We should actually feel grateful truth is finally coming out.  The truth is that our Shadow is present in full view.  Not easy to swallow:  in a way,  the world we have known ended today.  Those of us who believe light is stronger than darkness have a bigger motivation to pursue what is valuable in this lifetime.  Gone are the days of denial:  politics is showing us straight in our face there is something really wrong with this predicament we have all created.

In my personal life i´ve had many crisis and i know i have come out stronger and wiser from each one of them.  It is through deep crisis that we learn to love deeply.  That we appreciate the bottom of our hearts,  human mixture of light and darkness.  It is through the crisis that we find our connection is the only place to turn and understand this paradox.  When everything gets dark outside we have the perfect opportunity to go within and integrate.

This crisis is the best thing that could happen to all the spiritual searchers.  Now we need to get serious and ask ourselves if our actions are matching our beliefs.  Because there is definitely an external force that doesn´t want us to thrive,  that wants to kill every drop of faith and love and it´s ready to strike.

Today.  Now.

This political crisis matches our long denied inner crisis.  Are we in denial of our Shadow?  Where have we felt short aknowledging our own darkness?  Where are we compromising?  Where are we being cowards instead of fearless?  Fearlessness is the capacity to observe fear right in the face and stay.   Where are we fantasizing to run?  I live in Costa Rica but i feel the same sadness that my friends in the US.  There is nowhere to go. We need to find the courage and support withing to stay with this pain and go deeper,  to love despite the craziness. Only through our love our planet will breathe.

Only through our awareness our children will survive.

I sit in my living room and i think of my future grandchild.  What kind of world is he going to inherit?  What can i do to create space for his dreams?  How can i be more loyal to mine,  less attached to outcomes and just give it all despite the risk?   As i prepare my classes for the next weekend and my southamerican tour in a few days,  i know i am ready to do whatever i can, somehow meditating my way through this chaos.  Love is the only answer.  If a blind man can´t see it,  that only means he is blind. Those of us who know Love is the only reality will never give up our vision nor abandon our brothers and sisters.

We will never give up.

I travel in a few days to meet new sensible,  caring people,  to share with them just like many friends and teachers i love and respect are doing right now.   Dark times require furious,  intense and absolute commitment.  Those of us who are convinced there is no other way: we are ready to love more.  All the way and never ever get tired.  No matter how hard,  no matter how many sacrifices we will encounter.

Love requires unlimited faith and hope is our only salvation right now.


lunes, 7 de noviembre de 2016

Hay amores

Hay amores que no cambian por el transcurso del tiempo. Que se sostienen inmóviles, congelados,  prístinos a pesar de las distancias en el espacio.

Hay amores que no sufren menoscabo,  que irradian su luz indiferentes a las decisiones mentales de las personas.  Amores que intentan no manifestarse y que terminan llenando todo.  Sostén de vidas completas,  puentes inamovibles en medio del diario vivir.

Estos amores son difíciles de aprehender por estas mentes poco dóciles.  Nos han taladrado que hay una "forma" específica de amar a los demás y por más que lo intentamos estas etiquetas influyen nuestros sentimientos.

Acabamos creyendo que un "ex" significa pasado y no futuro,   sea amigo,  pareja o colega.

Algunos seres merecen un espacio permanente en nuestro corazón,  sin fecha de expiración.  Otros merecen un desahucio completo y saber cuál es cuál es,  en mi opinión,  lo que hace la diferencia en nuestra vida.

Cuando hemos amado,  seguimos amando hasta el final.  Cuando no hemos amado,  la vida arrasa con eso superficial y mediocre.  Pero no creo que en virtud de convenciones,  intentando acoplarnos a reglas externas podamos extirpar de nuestro corazón a aquel o aquella que ha tenido un impacto mayor en nuestras vidas.

Es simplemente imposible.

La vida me invita a contemplar esta ecuación en estos días de angustia por la enfermedad de un ser querido.   Su presencia es núcleo en mi vida familiar.  Sentir la posibilidad de su ausencia me congela por dentro y veo como una parte mía ha asumido que es un ser inmortal,  intocable y perpetuo.  Así nos pasa a todos,  atrapados por rutinas y planes que no tienen nada que ver con el desenvolvimiento de esta vida efímera y fugaz.

Hasta el día que realizamos que la vida es tan absurdamente corta para el Amor.

Corro al hospital,  cambio horarios, cancelo citas,  me enfoco en lo importante.  Y me prometo no olvidarme de celebrar cada minuto de su vida.  Imágenes y memorias del pasado empiezan a recorrerme sin querer, sin llamarlas...

Y comprendo que el privilegio de amar a alguien  no depende de vivir en la misma casa,  comer juntos las comidas o usar un anillo en el dedo.

Depende sólo de la métrica incomprensible,  mística y misteriosa de estos corazones.


viernes, 4 de noviembre de 2016

Fuera camaleones

Amo la gente real:  esa que te da la cara sin máscaras,  que te dice las cosas como las siente y que no necesita escudarse de su propia sinceridad.

Siempre en un contexto de amor y respeto por supuesto.

Hoy hicimos un ejercicio de honestidad en el estudio y recibí increíbles testimonios,  algunos muy íntimos,  como si realmente pudiera leer la mente de las personas.  El espacio que se crea cuando podemos ser reales es muy valioso:  es un espacio de crecimiento mutuo en cualquier relación.  Sé dónde estás y te respeto y puedo valorar mis acciones de acuerdo a tu realidad.  No me hago ideas ni imagino cosas que no están sucediendo.

Esto para mí es el máximo regalo en este momento de mi vida.

Me he percatado que a menudo me relacionaba con los demás desde una imagen de esa persona y viceversa.  Se construía un relación falseada,  muy charming al principio pero que se sentía hueca por dentro.   Tener un "careo"- como decimos los abogados,  requiere de mucha confianza entre las partes para poder seguir amando al otro aunque lo que diga nos sorprenda.  La verdad es que las almas siempre saben la verdad- por más que te "pelen el diente",  uno sabe cuando alguien vibracionalmente está alineado con uno y cuando no.

Tantos que hablan a espaldas de los demás.

Mi regla de oro en estos días es intentar no decir nada de alguien a menos que sea algo positivo y constructivo.  Imagino que la persona está presente:  lo que digo podría escucharlo sin problemas. Todo lo que llega a mí en forma de chismes rebota.  Escuchar a alguien que nos llega con comentarios y opiniones sobre una tercera persona es dar pie a la oscuridad.  Observar cómo nuestras palabras pueden herir o salvar:  todo un estudio de svadyaya en estos días para mí.

Pues bien,  hoy recibí sendos correos llenos de verdades y me siento tan feliz.  Siento que tengo interlocutores lo suficientemente valientes y grandes por dentro para dar la cara y reconocer lo que sienten.  Siento que gente así vale su peso en oro.  Seres cuya integridad se manifiesta en acciones concretas,  en realizaciones profundas y sin temor a rectificar.  La honestidad nos permite también aclarar malentendidos y tiende las raíces de relaciones duraderas y fuertes.

Tengo que decir que la mayoría de aquellos que hoy en día forman mi círculo más cercano son personas así.  Aquellos que todavía insisten en dar varias caras se están quedando en el camino. Tengo poca tolerancia en estos días para  camaleones.  Los camaleones viven un infierno,  como lo viví cuando creía que tenía que ser yo misma una versión distinta para cada ser que encontraba en el camino,  tratando de adaptarme y agradar a los demás.  Hoy sé bien quién soy,   qué anhelo,  por qué late mi corazón y esta vibración me está trayendo muchas experiencias nuevas y gente valiosa.

Ser reales tiene una consecuencia:  nos relajamos.  Ya no existe la tensión de sostener lo insostenible ni el estrés de andar con pies de plomo.  Quién nos ama nos conoce y nos acepta y lo mismo hacemos nosotros por ellos.  Hay una complicidad,  una amistad de corazón a corazón y nada de lo que haga el otro puede cambiar eso.

Y nada sustituye el profundo respeto que esto me trae por ese otr@.